Aplicación de las plantas medicinales

Aplicación de las plantas medicinales

2015/01/07

Las plantas medicinales y hierbas pueden aplicarse según el objetivo por vía interna (infusiones, decocciones, maceraciones, tinturas…) o por vía externa (baños, cremas, vahos…). Antes de conformar nuestro herbolario en casa, es importante conocer cómo aprovechar lo que la naturaleza nos puede aportar según el objetivo. Para ello, os describimos a continuación las diferentes maneras de utilizar las plantas y hierbas.

Aplicación oral de las plantas medicinales

Infusiones

Es una de las formas más utilizadas. Para realizar una infusión se añade un puñadito de la hierba medicinal seca o fresca en una taza, se añade agua hirviendo y se deja reposar, preferiblemente tapada, unos 10 minutos. La mejor manera de endulzar una infusión es con miel, que aportará principios activos extra a la preparación.

Decocciones

Este método se suele usar con plantas medicinales que necesitan algo más que una infusión para liberar sus propiedades. Se echa un puñado de la planta elegida en una cazuelita, se añade agua y se lleva a ebullición durante 3 minutos. A continuación se deja reposar fuera del fuego y se cuela para consumir posteriormente.

Maceraciones

La maceración está indicada en el caso de hierbas con cierta cantidad de mucílagos y aceites volátiles. Se prepara dejando un puñado de la o las plantas seleccionadas en una taza de agua fría durante 12 horas a temperatura ambiente. Al cabo de ese tiempo, se lleva a ebullición, se cuela y tras dejar reposar 10 minutos se consume.

Tinturas

La tintura es una solución alcohólica que contiene los principios activos de las plantas o hierbas medicinales. Para prepararla se vierte 70% de alcohol de 96º en 30% de agua. Se añade un puñado de hierba fresca muy machacada. Dejamos reposar en un frasco hermético al sol durante 10 días, agitando a menudo. Se cuela y se toma según prescripción profesional.

Zumos

Los zumos son muy ricos en vitaminas y minerales y deben consumirse en un corto plazo después de haber exprimido las plantas, frutas o verduras frescas. Los zumos curativos de plantas medicinales se consumen a razón de una cucharada de zumo en 3 partes de agua, media hora antes de las comidas o en ayunas.

Jarabes curativos

Se suelen preparar añadiendo dos puñados de plantas medicinales fresca o seca en un litro de agua y se lleva a ebullición durante 1 minuto. Se coloca en un recipiente hermético y se deja reposar dos o tres días. A continuación se procede a colar la preparación y se le añade medio kilo de azúcar de caña por litro de solución.

Administración externa de las plantas medicinales

Compresas

Las compresas vegetales actúan sobre la epidermis de manera eficaz, potenciado por un calor adicional que abre los poros facilitando la absorción de los principios activos. Se preparan hirviendo uno o dos puñados de hierbas en un tazón de agua, se cuela y con el líquido se empapa un pedazo de tela de lino o gasa que debemos escurrir y aplicar sobre la zona a tratar. Es conveniente tapar la compresa con un paño o lana para que conserve el calor por más tiempo. Al enfriarse se retira y se repite el proceso si es necesario.

Baños medicinales

Los baños medicinales estimulan la piel y pueden hacerse con multitud de hierbas como tomillo, romero, manzanilla, valeriana… Para hacer un baño medicinal debemos hervir un puñado de hierbas o plantas en un litro de agua con un puñado de sal marina (sal gruesa) y se añade al agua del baño.
(publi de sales Igone natural)

Pomadas

Las pomadas o ungüentos son muy eficaces en casos de heridas, contusiones, golpes… Basta con hervir dos puñados de hierba con 250 gramos de vaselina o con manteca vegetal. Se mezcla todo bien y se filtra. Se deja enfriar y se conserva en un recipiente hermético para su uso posterior.
(publi de los ungüentos 7 hierbas y tigre Igonenatural)

Vahos

Los vahos son muy eficaces para aliviar los síntomas en casos de afecciones respiratorias, resfriados, catarros, alergias… Se prepara poniendo un puñado de hierba/s a hervir en una cacerola esmaltada o especialmente indicada para ello con un poco de agua. Se aparta del fuego. Con la cabeza tapada recibimos el vapor que emana durante al menos 10 minutos para que las vías respiratorias y los poros reciban los beneficios en forma de vapor. Este proceso nos hará sudar, por lo que después podremos enjuagarnos con agua fría. Es aconsejable meterse en la cama al menos media hora tras el vaho.

Recordad que ante cualquier afección o enfermedad es importante consultar con un especialista.

Etiquetas: , ,

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.