cura tibetana del ajo

Cura tibetana del ajo

2016/04/23

La Cura tibetana del ajo es una antigua receta medicinal creada por monjes budistas del Tibet que aprovecha las múltiples propiedades altamente desintoxicantes y depurativas del ajo.

Esta cura no debe confundirse con una dieta para perder peso ya que es una cura depurativa “de choque”, es considerada un tratamiento medicinal destinado a superar enfermedades. Si bien es cierto que, como efecto secundario de la depuración, podemos perder algo de peso. Es importante saber que es una cura que se aconseja realizar en invierno y que debe hacerse cada 5 años para conseguir los efectos deseados.

Como siempre os aconsejamos, ante cualquier duda o si padecemos alguna enfermedad debemos consultar con nuestro especialista ante toda alteración en nuestra dieta alimenticia.

Medicina Tibetana

La Medicina Tibetana es uno de los más antiguos sistemas médicos atestiguados de nuestra Historia.  Se trata de un sistema holístico que respeta la profunda interconexión entre cuerpo, mente y medioambiente externo. Según esta corriente, debemos cuidar cada uno de estos ámbitos para llevar una vida armoniosa y sana.

medicina tibetana

Medicina tibetana

Los elementos externos son nuestras circunstancias físicas: tierra, los ríos, los vientos, la atmósfera…  Según esta disciplina, el aire que respiramos contiene los cinco elementos y su equilibrio cambia en un ciclo de 24 horas.

Los elementos internos son la composición de nuestro organismo. El elemento tierra son nuestros músculos y huesos, el elemento agua los líquidos de nuestro cuerpo, el elemento fuego es nuestra temperatura interior, nuestro metabolismo como catalizador de reacciones químicas.  El elemento viento es la respiración y el flujo de pensamientos y por último, el espacio es lo que lo mantiene todo en su propio lugar.

En la medicina tibetana la composición del cuerpo se describe en base a los siete constituyentes: nutrientes, sangre, carne, grasa, hueso, médula ósea y esencia.

Yoga Ne Jang de autocuración

Yoga Ne Jang de autocuración

Existen también en esta medicina los elementos secretos, elementos que pertenecen a nuestra mente. Existen 80 emociones diferentes, pero resumiendo:  las emociones negativas son ego-orgullo, apego, enfado, celos-envidia e ignorancia. Cuando se logra el equilibrio, las emociones son más puras y se manifiestan como devoción y calma, altruismo y desinterés, paciencia y compasión, aprecio y amor, generosidad y ecuanimidad.

El Ajo

Algunos autores naturistas exponen que no es casualidad que en Asia Central, región de la cual es originario el ajo, se encuentren los hombres más longevos de la Tierra.

Entre sus componentes encontramos glucósido sulfurado, la aliina, vitaminas A, B1, B2, C y niacina… Una fuente de virtudes y longevidad hasta el punto que herboristas como Messegué afirman que no debería haber ni un día sin ajo en nuestra dieta alimenticia.

Beneficios del Allium Sativum

Beneficios del Allium Sativum

El ajo (Allium Sativum) es un complemento eficaz para combatir infecciones urinarias, bronquiales, intestinales… ya que además de destruir los microorganismos patógenos, estimula las defensas del organismo, aumentando la producción de glóbulos blancos.

El ajo y las verduras relacionadas con él neutralizan la capacidad de las sustancias químicas productoras de cáncer para transformar células normales en cancerosas y pueden inhibir el desarrollo inicial de células alteradas, impidiendo que se transformen en malignas.

Vamos a conocer qué nos aportará la Cura tibetana del ajo y cómo podemos prepararla.

Beneficios de la cura del ajo Tibetano

  • Reduce el colesterol
  • Combate la hipertensión arterial y problemas circulatorios
  • Limpia los cálculos y grasas del organismo
  • ayuda a normalizar el metabolismo
  • Ayuda a combatir afecciones cardiacas
  • Ayuda a mitigar el dolor de cabeza
  • Es un buen coadyuvante en tratamientos de trombosis cerebral, artritis y artrosis
  • Fortalece nuestro sistema inmunológico
  • Contribuye la elasticidad de los vasos sanguíneos
  • Combate la isquemia, la sinusitis, la hipertensión y las enfermedades bronco pulmonares
  • Reduce la sintomatología del reumatismo, la gastritis y las hemorroides
  • Ayuda en la cura de los disturbios de vista y oído

Precauciones

No debemos tomar esta cura de ajo si:

  • Estamos embarazadas o en periodo de lactancia (ya que el sabor de la leche cambiaría y el bebé podría rechazarlo).
  • Si estamos tomando algún tipo de medicación como anticoagulantes. Siempre consultar con un especialista.
  • Ante una operación inminente ya que el ajo es un anticoagulante y podría tener efectos negativos.
  • No han pasado 5 años desde la última vez que hicimos la cura
  • Si tenemos problemas estomacales, úlceras intestinales o cualquier otra afección.

Consejo iN: ante cualquier afección debemos consultar con un profesional especializado.

Cómo preparar la Cura tibetana del ajo

La receta tibetana de ajo es una cura con ajo macerado. Se cree que esta receta fue encontrada en un monasterio budista del Tíbet. Veamos cómo preparar la tintura de ajo para esta cura milenaria.

Ingredientes

  • 350 g. de ajos crudos, pelados y triturados.
  • ¼ de litro de Aguardiente o alcohol de 70º para uso interno
receta cura tibetana del ajo

receta de la Cura tibetana del ajo

Preparación

Pelamos los ajos y los trituramos, añadimos al aguardiente o el alcohol en un frasco de cristal, tapamos muy bien y lo colocamos en el refrigerador durante 10 días.

Pasados los diez días, colamos con colador de tela fina.

El líquido colado lo guardamos en la nevera por dos días, en el mismo frasco de vidrio.

Pasados esos dos días, ya tenemos preparada nuestra tintura para la Cura Tibetana de ajo.

Posología de la cura tibetana del ajo

posología de la cura tibetana del ajo

Posología de la cura tibetana del ajo

Otras aplicaciones del ajo

Rejuvenece el rostro en 5 minutos

Gracias a la alicina el ajo puede ayudarnos a mejorar alergias cutáneas y brotes de acné, además de retrasar la aparición de arrugas y reducir el exceso de grasa.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • 10g de arcilla blanca
  • 50g de miel de abejas
  • Agua
Mascarilla antiaging de miel, arcilla blanca y ajo

Mascarilla antiaging de miel, arcilla blanca y ajo

Elaboración

Trituramos el diente de ajo y lo mezclamos con la cucharada de arcilla blanca y la miel. Humedecemos un poco para formar una pasta espesa.

Aplicamos una capa espesa sobre el rostro limpio y dejamos actuar de 10 a 20 minutos. Enjuagamos con agua fría.

Podemos repetir esta mascarilla 2 veces por semana.

Mascarilla nutritiva y regenerante

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de aceite de oliva

Elaboración

Aplastamos los dos dientes de ajo hasta obtener una pasta e incorporamos el aceite de oliva.

Extendemos la mascarilla, teniendo cuidado con la zona del contorno de los ojos y dejamos actuar 10 minutos, tras lo cual enjuagamos con agua abundante.

Podemos usar esta mascarilla 2 ó 3 veces por semana.

Bálsamo de ajo para fricciones

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen

Elaboración

Machacamos los ajos y los mezclamos con el aceite. Dependiendo de la zona friccionada si es el abdomen ayudaremos a combatir los gusanos intestinales, la planta de los pies en casos de tensión alta y la columna vertebral en casos de vértigo o impotencia.

Y en la cocina… aceite al ajo y romero

Ingredientes (para 1/2 litro)

  • 3 bulbos de ajo
  • 2 tazas de aceite de oliva
  • 2 ramas de romero y cinco hojas de orégano.
  • Un colador
  • Una fuente o bandeja para el horno.
  • Una botella de cristal
Aceite de ajo y romero, cocina medicinal

Aceite de ajo y romero, cocina medicinal

Preparación

Empezamos pelando los ajos y partiéndolos por la mitad.

Seguidamente, preparamos la fuente para el horno. Ponemos los ajos, los dos vasos de aceite y colocamos también el orégano y las ramas de romero. Es importante recordar que los ajos deben estar en el fondo y bien cubiertos por el aceite.

Colocamos la fuente en el horno a 250 grados por 20 minutos aproximadamente. Dejamos enfriar.

A continuación colocamos los ajos en el fondo, luego el romero y el orégano. Por último, dejamos caer el aceite. Dejamos reposar unas dos horas y ya tenemos listo nuestro aceite de ajo y romero. ¡Es una delicia!

 ¿Sabías que…?

El ajo ha sido durante mucho tiempo un medio de protección contra los espíritus malignos y la magia. Los romanos usaban ajo para conjurar los malvados espíritus de los muertos y los soldados griegos lo llevaban en bolsitas o en sus gorros para protegerse de la brujería y de la desgracia.

Por otro lado, los egipcios y los griegos lo consideraban una fuente de fortaleza física y lo incluían en la dieta de esclavos y atletas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,